Las corrientes oceánicas

¿Que son las corrientes Oceánicas?
Las corrientes oceánicas, también llamadas corrientes marinas son el flujo horizontal de grandes masas de agua del mar debido principalmente a la incidencia de los vientos y por la inercia provocada por la rotación de la Tierra.
Existen también otras corrientes de flujo vertical que son las generadas por la proximidad de la costa, los cambios de temperatura o salinidad del agua, etc. Pero estas no afectan a la navegación de superficie.

¿Cómo podemos utilizarlas a nuestro favor en la navegación?
Resulta evidente que si esas corrientes son grandes masas de agua en movimiento, intentemos de algún modo sacarle provecho en nuestras singladuras. Históricamente esto ha sido siempre utilizado por los grandes marinos, ya que tener en cuenta esto puede favorecer o entorpecer la navegación según el sentido en que se las recorra. Un buen ejemplo puede ser el efecto de la “Corriente caliente del Golfo”, que se dirige del Golfo de México a las costas accidentales de Europa, esta corriente facilita enormemente la travesía del Atlántico a los barcos que van de Oeste a Este.
Es importante identificar esas corrientes o conocer sus flujos en cada época del año para sacarle el máximo rendimiento a la navegación.

Esto quizá a muchos les aclarará la pregunta que alguna vez se han hecho: “¿cómo es que tengo la sensación de que el barco no avanza?

¿Cómo puedo identificar si estoy sobre una corriente?
Esto son palabras mayores, pues dependiendo de la zona por la que se está navegando, la trayectoria de la corriente suele ser constante, variando su intensidad, aunque a veces si varía de dirección según la época del año. Hay algunas excepciones en cuanto a su trayectoria y eso puede ser debido a la cercanía de un estrecho o a grandes tempestades que han variado temporalmente el flujo.
Para medir el flujo y fuerza de las corrientes superficiales, se puede utilizar el método “Langragiano” que consiste en el seguimiento de un objeto o sustancia que viaja con la corriente. Se emplean flotadores a la deriva que permiten obtener la dirección y velocidad representativas para una franja igual a la longitud recorrida por ellos. La posición de los flotadores es localizada mediante posicionamiento satelital en intervalos de tiempo lo suficientemente cortos para poder descubrir su trayectoria y velocidades. Los flotadores consistentes en una boya, son lanzados a distintas distancias de la costa dentro del área de estudio y recorrerán una trayectoria dirigida por la corriente superficial reinante en el lugar.
Los datos obtenidos son transferidos a una hoja de ploteo donde se calcula en forma gráfica la dirección y la velocidad de flotadores.

Es más que evidente que no vamos a hacer eso mientras estamos intentado llegar a un destino con nuestra embarcación, por lo que la única herramienta más simple que tenemos a mano es nuestra corredera y nuestro GPS. No hace falta decir que si las velocidades coinciden es que no estamos afectados por ninguna corriente, pero si la velocidad indicada por la corredera es superior a la del GPS, nos está indicando que estamos sobre una corriente en contra. Siendo a favor si fuera al contrario.

A continuación os dejamos con una simulación de las corrientes con datos obtenidos de la NASA. Apréciese como es el lapso de tiempo de este vídeo, los flujos en el Canal de la Mancha se intercambian constantemente.

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies